MINISTROS EXTRAORDINARIOS DE LA COMUNION:

 

NUESTRA MISION DEL EQUIPO:

Proporcionar un servicio noble y delicado en auxilio del Sacerdote para dar la Sagrada Comunión, tanto a fieles en la Celebración Eucarística, como a enfermos y a moribundos que están imposibilitados de asistir a ella, para fortalecer su fe y seguir el camino de la salvación.  

 

NUESTRA VISION DEL EQUIPO:

Establecer el lazo fraterno con todos y cada uno de los enfermos, ancianos y discapacitados de nuestra comunidad para que administrándoles la Sagrada Comunión les demos consuelo, palabras de animo y aliento que les ayude a aumentar la fe y esperanza en Dios y a través de la aceptación de sus sufrimientos prepararse para la vida  eterna. .

 

NUESTROS VALORES:

Espíritu de servicio: Contar con mucha disposición para dar el servicio que requieran los enfermos.

Humildad: Reconocer que somos servidores y trabajadores de la Iglesia del Señor, para que consientes de nuestra limitaciones, nos pongamos en el papel que nos corresponde.

Responsabilidad: Realizar con gusto y compromiso las labores que corresponden al desempeño de nuestra misión.

Perseverancia: Cumplir con el servicio sin que nos afecten las dificultades que se presenten.

Compromiso: Realizar con entusiasmo y unidad, el trabajo que nos corresponde realizar.

Orden: Efectuar ordenadamente los servicios que prestamos.

Generosidad:  Brindar nuestros servicios sin reservas, pensando antes en el Señor, antes que en uno mismo.

 

OBJETIVO GENERAL DEL EQUIPO:

Hacer llegar la Sagrada Comunión al mayor número de personas enfermas, discapacitados o imposibilitados de acudir a las celebraciones que se viven en nuestra parroquia, además de cumplir con la mayor dignidad posible las funciones propias que corresponden a nuestro ministerio.

 

 

 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=